Experiencias

Algunos lectores han compartido sus vivencias al iniciar el nuevo sendero:

1.- “Empecé a tomarme unos minutos para dar gracias por mi cuerpo y he aquí lo que descubrí: el primer día sólo se me ocurrió pensar en mis brazos, piernas, cerebro y mis ojos. El segundo, pensé en mi capacidad de escuchar y de hablar. El tercero, se vino a mi mente, lo afortunada que soy por sentir cariño hacia mi mascota. Estoy segura que cada día me daré cuenta de alguna bendición más que he tenido todos estos años y que no había valorado”.

2.- “Me cuesta mucho trabajo hacer contacto con las personas que no conozco. Pensar en sonreírle a una persona ajena a mi círculo inmediato, era algo marciano para mí. Me armé de valor y, camino a mi trabajo, elegí a una ancianita que caminaba lentamente (así no corría yo el riesgo que pensaran que quería ligar). Cuando no sólo me sonrió, sino que me dijo “Buenos días, joven”, me sentí raro, como si ese saludo fuera un pasaporte mágico para que me sucediese algo bueno. La segunda sonrisa se la di al vigilante del edificio donde trabajo, a cuyo lado pasamos todos casi sin verlo, como si formara parte del mobiliario de la recepción. Pestañeó  y me contestó la sonrisa y yo sentí que me decía en silencio: Gracias por darte cuenta que existo. Mi tercer sonrisa fue para mi papá, quien siempre tiene cara de enojado y protesta por todo, todo el día y todos los días. Estaba sentado en la sala  viendo la TV y, en lugar, de pasar rápido para ir a mi cuarto y evitar el contacto con él, lo vi a los ojos y le sonreí, a lo que me preguntó: ¿Qué quieres? Nada, le contesté, saludarte. Se quedó mudo. No sé si pueda seguir regalando sonrisas por ahí. Voy a recordarlo y a probar para ver qué pasa”.

3.- “Dar las gracias por mi familia me trajo a la memoria muchas sensaciones agradables. He aquí las imágenes que vinieron a mi mente cuando los mencioné: vi a  mi mamá en la cocina preparando mi desayuno cuando yo era niño, a mi papá ya viejo, leyendo su periódico en la sala, a mi abuelito Juan regando sus plantas, a mi abuelita Mireya, llevándome un vaso de leche a escondidas el día que me mandaron a la cama sin cenar, a los primos cuando nos subimos a un árbol y luego no nos atrevíamos a bajar. Realmente,  soy afortunado de haberlos tenido conmigo tantos años”.

4.- “Cuando agradecí por mi familia me di cuenta que no había pensado en que fue un privilegio crecer con ellos, como que lo daba yo por merecido, por descontado, era su obligación cuidarme y darme todo. Al pensar en ellos ahora, me percaté que muchas veces les quité el sueño y los preocupé con mis travesuras y fechorías, que siempre tuvieron un gesto de cariño y aceptación hacia mí, a pesar de que yo era huraña y los evitaba, sobre todo delante de los demás,  que muchas veces se privaron de comprarse algo para ellos por darme el ultimo capricho de la moda o enviarme al cine con mis amigas. Voy a ir a verlos al menos una vez al mes y tenerles paciencia cuando me cuenten por centésima vez, la misma historia de cuando yo era chiquita”.

5.- “Pensar en mis padres me hizo darme cuenta que nunca les di las gracias por todo lo que hicieron por mí antes de que se murieran. Me abrumaban con su preocupación y recomendaciones de todo lo que tenía que tener cuidado y opté por evitarlos, casi no los iba a visitar y, cuando lo hacía, era por un ratito que llenaba yo preguntando por los demás miembros de la familia, quienes no me importaban, pero llenaba un vacío. ¿Por qué no los vi a los ojos? ¿Por qué no los acepté como eran si ello vivieron siempre pendientes de mí, si yo era su única ilusión, su razón de vivir? ¿Se vale ir al panteón y darles las gracias? ¿Me escucharán?”

Seguiré compartiendo con ustedes algunos testimonios para que enriquezcan nuestras vidas.     

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s