SEGUNDA PUERTA (3)

EL OPTIMISMO (3)

Ya vimos que el pesimismo es negativo e impacta nuestro bienestar y salud mental y física. Veamos ahora qué es el seudo-optimismo, al que también se le llama optimismo ficticio o falso optimismo, que es producto de negar:

  • la existencia del problema,
  • la importancia del problema,
  • la propia capacidad para solucionar el problema.
  • La responsabilidad sobre el problema

Quiero compartir una definición que utilizo en mis cursos:

– ¿Qué es un problema?

–  Un problema es una situación para la que mi cerebro no tiene respuesta en este momento.

1.- La palabra problema genera cierta predisposición en las personas, por lo que, si la cambiamos por el término situación, le quitamos la carga negativa.

2.- Al decir mi cerebro estoy ubicando que soy yo quién puede encontrar la respuesta, utilizando las funciones superiores del cerebro.

3.- Al mencionar respuesta, está implícito que existe una.

3.- Cuando decimos: en este momento, queda establecido que la respuesta puedo encontrarla en otro momento.

Así, con tan sólo una definición, tomo conciencia que estoy ante una situación para la que no tengo, en este momento, una solución y estoy aceptando la responsabilidad de buscarla en una forma racional. Los invito a utilizar este concepto.

El “exceso de optimismo puede estancarnos en la negación, hacernos incurrir en el pensamiento mágico de que las cosas se van a resolver por sí mismas, propiciar que optemos por la ingenuidad, o delegar en un Poder Superior la solución que no queremos o no sabemos tomar, por lo cual es negativo también.

Lo sano es un optimismo realista porque nos ayuda a:

  • Encarar la realidad con sus aspectos positivos y negativos.
  • Ser objetivos.
  • Analizar la situación desde diferentes puntos de vista.
  • Localizar el origen, la causa del problema y los efectos que acarrea.
  • Buscar opciones para resolverla.
  • Aceptar que se tiene la capacidad para salir adelante.
  • Facilitar el que enfrentemos la situación.
  • Aceptar nuestra responsabilidad en la generación del problema y/o en su solución.
  • Facilitar el que podamos encontrar aspectos positivos del momento, circunstancia, personas involucradas, etc.
  • Pensar que el dolor y/o el problema son pasajeros.
  • Encontrar el aprendizaje en la vivencia adversa.

Vale la pena hacer una reflexión sobre la manera en que enfrentamos las situaciones difíciles o dolorosas en nuestra vida, qué mecanismos de defensa utilizamos, y si sabemos ser objetivos,  pragmáticos, realistas y OPTIMISTAS, o si nos conviene generar algunas modificaciones en nuestra forma de encarar la realidad.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s