LEO MESSI 

Mis hermanos mayores jugaban futbol por lo que para mí era un tópico cotidiano en mi niñez. Mi afición me llevó a trabajar en la asesoría de un equipo de futbol, lo que incluyó entrenamientos, concentraciones, viajes al extranjero, partidos, reuniones, capacitación, asesoría individual, etc. Fue una experiencia muy positiva y aún tengo relación con algunos de mis “muchachos”.  Influyó también que el doctor Octavio Rivas Solís, por mucho tiempo psicólogo del PUMAS, fue mi maestro y supervisor en Análisis Transaccional, PNL, y otras teorías, y por él conocí a muchos futbolistas de la época de oro del equipo universitario. Así que, hasta dentro de mi capacitación y desempeño laboral, pude conservar el vínculo con mi afición al futbol y sigo muy de cerca los encuentros interesantes. 

Me llamó la atención el que la revista TIME del 30 de abril del 2012 saque en su portada a Leonel Messi como uno de las 100 personas más influyentes del mundo. Conste que no traduzco influyente en el sentido que le damos en México, si no, como la capacidad de influir en las personas.

Este jugador es una persona ejemplar, cuya historia vale la pena conocer. Nació en Rosario, Santa Fe, Argentina en 1987. Desde niño destacó en el futbol y, cuando tenía 13 años, se fue a Barcelona, España, a vivir en La Masia (centro de formación del equipo Barcelona). Se dice fácil, imaginen a un niño de esa edad, dejando atrás familia, país, idioma (en Barcelona se habla el catalán), para perseguir un sueño. Además tenía el inconveniente de ser muy bajito (1.40) y requerir un tratamiento hormonal con un costo de 900 euros mensuales que pagó en un principio la fundación Acindar, empresa donde trabajaba su padre, y después el FCB, con lo que logró crecer hasta 1.69 metros. Su familia fue el motor e impulsor en la conquista de sus metas.

Alargaría mucho mencionar aquí todos los títulos que ha logrado, en resumen diremos que es el mejor goleador del mundo, varias veces reconocido a nivel inernacional por ello.

Si hay un rasgo de personalidad muy notorio en Messi es su humildad. Él es uno más del equipo, estima y valora a todos y cada uno de sus compañeros y todos lo aprecian. Juega de maravilla y maravilla jugando, esto no es un juego de palabras, el amar y gozar lo que uno hace es un paso hacia la perfección. No se le han “subido a la cabeza” los títulos conseguidos, ni se sabe que ande en fiestas exóticas o dispendiosas, ni trae hoy una modelo de amante y mañana, otra. Es un hombre estable, sencillo, único, digno de admirar, uno de los 100 personajes que pueden ejercer una influencia positiva sobre niños y jóvenes, según la revista TIME. 

Hay una rivalidad deportiva entre el Barsa y el Real Madrid; entre Cristiano Ronaldo y Leo Messi y, éste último, lleva la delantera sobre el portugués. Veamos la siguiente tabla de goles anotados:

Jugador      Izquierda    Derecha      Total Cabeza      Estatura

Messi          44               5                 50        1              1.69

¿Por qué me interesaron estos datos? Porque considero que la capacidad de disparar con la pierna opuesta al hemisferio cerebral dominante, es un dato muy relevante. Los movimientos del lado derecho de nuestro cuerpo son coordinados por el hemisferio izquierdo y viceversa. Así, un zurdo, como Messi, tendrá una dominancia del hemisferio derecho, y si logra anotar el 10% de sus tiros con la pierna derecha, significa que está logrando unir los dos hemisferios cerebrales.

¿El doctor Georgi Lozanov (doctor en medicina, neuropsiquiatra y psicoterapeuta) tendrá algo que ver en esto? Es una variable digna de investigación si queremos que algún día nuestros “ratoncitos” lleguen a ser “leones”. Prometo profundizar en este aspecto otro día.

No son mis equipos favoritos los que llegaron a la final del Torneo de Clausura 2012 en México. Por lo pronto, me arriesgo y le voy al Monterrey. ¿Por qué? Por Victor Manuel Vucetich (Tampico 1955), su director técnico, quien me llamó la atención desde que llevó al León al campeonato. Es un líder, forjador de campeones. Ha dirigido once finales y las ha ganado todas.  Benjamín Galindo tiene una gran trayectoria, como jugador y como director técnico, y ha logrado muchos éxitos también, nada más que sólo ha participado en dos finales y las perdió. Veremos quién gana.  ¿La experiencia? ¿El forjador de campeones? ¿Se hará la chica? ¿Tú a quién prefieres entre los dos equipos? ¿Entrará en juego la mano de Dios?

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s