10 de mayo

Hoy se celebra en muchos países el día de la Madre y vamos a aprovechar la ocasión para reflexionar sobre la maternidad.

Recuerdo, como si fuera ayer, la emoción que sentí al ver a mi primera hija. La palabra milagro se quedaba corta, no podía yo creer que había participado en la formación de una nueva vida, tan frágil, tan diminuta, tan hermosa. Doy gracias a la vida porque me dio el privilegio de vivir cuatro veces esa experiencia.

Ahora, de ahí a decir que he sido una “super-mamá”, hay un trecho largo. ¡La de veces que por las noches renegué cuando lloraban y yo, que no había dormido para nada, me levantaba a regañadientes! ¿Cuántas veces fui injusta, impaciente, autoritaria, desconsiderada, egoísta, perfeccionista, exigente, y otras lindezas por el estilo?

Hemos recorrido el camino aprendiendo juntos, yo, a ser madre; ellos, a ser hijos. No vienen con un manual de procedimientos y lo más común es que ese aprendizaje se dé por ensayo y error. Gracias a Dios los niños aguantan todas nuestras meteduras de pata y no nos demandan.

Festejen el día como hijos o hijas y digan a su madre el lugar tan importante que tiene en su vida. A las mamás nos gusta pensar que supimos hacer bien la tarea (o que la estamos haciendo bien) y que “nos salieron bien los hijos”, aunque no digamos como el cómico aquel: “lo hice yo solita” ¿Recuerdan?

Si estás distanciado o alejada de tu mamá, hoy puede ser un buen pretexto para limar asperezas, pedir disculpas, para perdonar, para rescatar y sanear esa relación primaria madre-hijo. En vida, hermano, en vida. De nada servirá que después vayas a llorar al panteón y le lleves flores. Zanja tus diferencias con ella ¡¡ HOY!! Quítate el lastre del rencor y el resentimiento, lava tu alma, tu mente, tu corazón, tu espíritu y llénalo de amor,  tolerancia, perdón, comprensión, generosidad, ternura, agradecimiento. Bésala en la frente y recibe su bendición.

Si tu madre ya murió, escríbele una carta y léela en voz alta frente a su retrato, o platica con ella un rato, cuéntale cómo van las cosas, tus inquietudes, logros, alegrías, tristezas.

 ¡Acuérdense de las abuelas que cuidan o crían a sus nietos! ¡Ellas necesitan muchos mimos porque muchas veces con la edad se incrementa la sensibilidad! Rescaten las anécdotas simpáticas, los recuerdos gratos y guarden en su corazón la gratitud por lo que les están dando o les dieron cuando eran niños.

A todas las madres y abuelas, un abrazo con todo mi reconocimiento.

 

Anuncios

Un pensamiento en “10 de mayo

  1. tia muchas felicidades , y me encanto por la parte de madre que me toco de ti sobre todo cuando describes tus linduras jajajaj , ya en serio te agradezco estar cerca de mi siempre y tu apoyo para ser mejor siempre besos te quiero mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s