Escuela para padres

Corría el año de 1992 cuando me pidieron que estructurara algo dirigido a los padres de familia para que pudieran llevar a cabo su función como tales, en la mejor manera posible. Mi respuesta fue un Diplomado de “Escuela para padres”, con duración de un año escolar. Tengo los testimonios de la mayoría de las personas que tomaron ese primer Diplomado, he dado seguimiento a sus hijos a lo largo de estos veinte años, y el resultado ha sido positivo.

Hoy di una plática sobre este tema dentro de una empresa. Fue muy gratificante el que muchas personas se preocuparan (y se ocuparan), de adquirir herramientas para desempeñar, de la mejor manera posible, el rol de padres.

Nos preparamos para estudiar una Licenciatura, una Maestría, un Doctorado y, cuando nos convertimos en padres, nos damos cuenta que no estamos preparados para asumir este nuevo rol. ¿Qué hacer? Resulta que los hijos se presentan sin un Manual de procedimientos, por lo que nos vamos al automático y repetimos los patrones que vivimos y grabamos en nuestra infancia, sin tomar en cuenta que, lo más seguro, es que sean anacrónicos  y, por lo tanto, obsoletos.

Hay muchos elementos que pueden ayudar a los padres de familia y, ente los básicos, tenemos al: amor, aceptación y confianza, que son los primeros, y serán la base para que funcionen muchos otros factores que se van a ver involucrados en la formación de los hijos. Revisar cómo los recibimos y los integramos en nuestra formación; cómo nos ha afectado su carencia, escasez o falsa saturación mediante la compensación o proyección, puede ser de importancia clave para el modelaje que estamos llevando a cabo ante nuestros hijos desde que nacen. ¿Somos inseguros? ¿Tímidos? ¿Buscamos la aprobación y/o reconocimientos de los demás a través de todo lo que hacemos o decimos? ¿Estamos en una relación de codependencia? ¿Manejamos alguna compensación líquida, sólida o gaseosa (alcohol, comida, cigarro)? ¿Caemos en depresión a cada rato?  Si hay algo de esto, vale la pena revisar si es lo que estamos transmitiendo a nuestros hijos y es lo que nos transmitieron a nosotros las personas que nos criaron.

AMOR INCONDICIONAL = TE AMO POR SE TÚ, no la imagen idealizada (compensatoria) que yo tengo de mi hijo o de mi hija.

ACEPTACIÓN = TE ACEPTO CON TUS CARENCIAS, DEFECTOS Y LIMITACIONES.

CONFIANZA. Sé que tomarás la mejor decisión posible, el mejor camino a seguir según las circunstancias que se presenten, y que tu decisión será madura y responsable, y que si te equivocas o caes, aprenderás en el camino.

Hay muchos más elementos que intervienen en la formación de los hijos (personas), y enfatizo que no digo educación de los hijos. Educar es transmitir información; Formar a una persona es favorecer el desarrollo integral de la persona (hijos), mediante todos los elementos a nuestro alcance, todas las herramientas de la Inteligencia emocional, Programación Neurolingüística, Aprendizaje significativo. Seguiremos más adelante con el tema. ¿Cuáles creen ustedes que sean los elementos claves en la formación de los hijos? Se vale preguntar, cuestionar, disentir.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s