Manejo del estrés

El estrés es una respuesta adaptativa del organismo ante una amenaza o peligro y lo prepara para dos respuestas: pelear o huir.  Compartimos con los animales el mecanismo cerebral que lo genera (cerebro reptil), y sirve para garantizar la sobrevivencia, conservación de la especie y el dominio del  territorio donde se habita.

Algunas de las respuestas orgánicas son el aceleramiento del ritmo respiratorio y cardíaco, el envío de más sangre a extremidades superiores e inferiores (vasoconstricción de arterias que nutren al estómago e intestinos), liberación de glucosa para incrementar la energía, liberación de insulina para nivelar la glucosa, y muchas otras sustancias más. Si utilizamos toda esa energía para combatir al enemigo o para huir fuera de su alcance, vamos a recuperarnos de la alteración bioquímica sufrida. Si no hacemos nada, nos quedamos con el cuerpo lleno de toxinas que, a la larga, lo van a dañar. ¿Qué podemos hacer?

  • Verificar si el peligro es REAL o imaginario. Los efectos en el cuerpo van a ser los mismos en uno u otro caso y, si es algo imaginario, podemos estar reciclando el miedo una y otra vez.
  • Si es REAL, enfrentarlo o irnos del lugar. Si nuestra vida o la de nuestra familia  está en peligro de muerte, actuar de inmediato y pedir ayuda.
  • Una vez pasado el peligro inminente, eliminar toda la carga de adrenalina y demás sustancias de nuestro organismo, practicando ejercicios de bioenergética o alguna disciplina marcial oriental.
  • Otra forma de recuperarnos es mediante la meditación, la relajación, el yoga, que incluyen técnicas respiratorias muy valiosas en este caso.
  • Utilizar la Inteligencia emocional para llevar a cabo un manejo asertivo de las emociones displacenteras y procesar los sentimientos negativos.
  • Analizar si nosotros estamos favoreciendo la presencia del estrés en nuestra vida diaria.
  • Existen situaciones como una enfermedad terminal, no tener trabajo o dinero para alimentar a la familia, que son realidades muy duras y que requieren de toda nuestra capacidad para enfrentarlos y darles la mejor solución posible. Eliminar el estrés y sus efectos negativos será un paso importante para encontrar opciones que mejoren la situación.

Estos son algunos “tips” acerca del manejo del estrés. En mi libro de “La Inteligencia emocional y el divorcio” hablo sobre la neurofisiología de las emociones y el manejo emocional. ¿Lo han leído?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s